“Las personas tiraron sus cosas y salieron del lugar, otros les gritaron a los empleados… algunos se rieron y otros estaban disgustados”, comentó la mujer que se encontraba haciendo sus compras en la tienda de Campbell, California.

Todo cuando en el audio local copmenzo a escucharse una sescena de sexo obviamente extraida de una pelicula porno.