Un estudio publicado en el boletín The FASED Journal, acaba de revelar que existen 3 frutas con las que puedes prevenir el hígado graso gracias a la PQQ (Pirroloquinolina quinona), un antioxidante que existe en el apio, el kiwi y la papaya.

El estudio se realizó con la finalidad de conocer los efectos de este antioxidante contra el desarrollo de una enfermedad denominada EHNA (esteatosis hepática no alcohólica) coloquialmente conocida como hígado graso.

Esta enfermedad genera que el hígado se llene de grasa, aumentando la posibilidad del desarrollo de enfermedades cardiovasculares como, diabetes tipo 2 y cáncer al hígado.

Para comprobar lo beneficios de la PPQ, se alimentaron a ratones obesos con una dieta nada saludable; pero al agregar este antioxidante a su dieta, se reveló que el hígado de los ratones quedó protegido evitando inflamaciones y demás características que conducen a una EHNA.

Así que ya sabes, trata de incluir estos alimentos en tu dieta al menos 3 veces por semana y durante el embarazo, ya que su consumo ayudará a que el feto desarrolle un hígado más saludable.