Malditas ganas, con el Komander