A poco no, Raul Casillas